News Ticker

Montar una pañalera – los albores del éxito

Anuncios publicitarios

Requisitos para montar una pañalera

Hace no más de dos décadas, contar con pañales descartables para los bebés era un lujo que sólo las familias pudientes podían permitirse. Basta con hablar con una madre de un joven en sus mozos veinte años para que te cuente las peripecias que tuvo que pasar lavando pañales de tela. Afortunadamente, las cosas hoy en día han cambiado hasta tal punto que los pañales son tan económicos que existen casas que se dedican a venderlos. Así es que cuando hagas tu lista de negocios rentables, no olvides incluir montar una pañalera y empezar a facturar en grande.

La estructura, diseño y mecanismo de una pañalera es muy similar al de una farmacia, droguería o perfumería, así que los pasos y disposición de la mercadería, serán muy similares:

Trámites legales: necesitarás conseguir la habilitación para operar como empresa y como una en el ramo de la cosmética, con lo que probablemente debas tramitar dos permisos diferentes.

Montar una pañalera II

Facturas: una vez tu número de registro como comerciante esté pronto, ya podrás contactarte con varias imprentas y pedir que te presupuesten libretas de facturas y ya aprovecha para hacer varias docenas, ya que verás qué bien facturarás.

Local: las pañaleras suelen tener un local central grande y algunas sucursales bien pequeñas. Lo ideal es comenzar por un local grande, ya que necesitarás mucho espacio. Ya habrá tiempo para crecer y expandirse luego. Procura pedirle al agente inmobiliario que te busque un local espacioso, luminoso y bien ventilado. También necesitarás un depósito para guardar el stock de mercadería.

Exhibidores: adquiere los que más se adecuen al tamaño del local.

Montar una pañalera – estrategias para hacerla rentable

Montar una pañalera, como su nombre bien lo señala, consiste en armar una tienda que vende pañales. De modo que el primer paso será contactarte con los proveedores de todas las marcas de pañales, para así asegurarte de hacerle bien honor al nombre de tu negocio.

No te limites, expándete: por más que el nombre haga sólo alusión a los pañales, existen otros productos para bebés que son ideales de ser comercializados en una pañalera. A saber: comida de bebé envasada de fábrica, pequeños juguetes como sonajeros y libros irrompibles, ropa básica: remeras, pantalones y shorts.

Cosmética: aceites, shampoo, acondicionadores para el cabello, colonias, cremas… los más pequeños también tienen su coquetería.

No te olvides de las mamás: ¿quién es la persona que irá a comprar a tu tienda cuando finalmente logres montar una pañalera. De modo que todos los productos que cualquier madre que quiera sentirse algo linda, no dejaría de consumir, deben estar en los exhibidores de tu pañalera: jabones, cremas corporales, cuidado del cabello, maquillaje y hasta incluso planchitas para el cabello.

Promociones: al montar una pañalera las promociones vienen incluidas con el primer lote de mercadería. Esta metáfora significa que ni un sólo día de la vida de tu pañalera debe ser vivido sin una promoción. En ocasiones las mismas marcas hacen el trabajo por ti e incluyen un producto dentro de otro para elaborar promociones. Ya aprovecha esta ocasión; pero en caso de que ninguna marca esté con promociones, inventa algunas tú y captarás muchos más clientes.

Anuncios publicitarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.