Instituto de apoyo al estudiante – un negocio estudiado

Instituto de apoyo al estudiante – un negocio estudiado

¿Quién no se ha vuelto loco alguna vez cuando debía rendir pruebas o exámenes en sus estudios? ¿Qué no hubiéramos dado por conocer a alguien que nos tendiera una mano y nos explicara las complejas ecuaciones de segundo grado que nos quemaban las pestañas? Afortunadamente, los tiempos han cambiado y un instituto de apoyo al estudiante puede cumplir el sueño de esos preocupados estudiantes… y el tuyo de hacer un negocio rentable también.

Qué es un instituto de apoyo al estudiante

Instituto de Apoyo al EstudianteUn instituto de apoyo al estudiante es un lugar físico, con la infraestructura necesaria para dar clases, es decir, pizarras, equipos de audio y DVDs y, por supuesto, profesores para encargarse de cada asignatura.

Se trata de contratar a un profesor, como mínimo, por cada asignatura que los colegios primarios y secundarios impartan. Ese profesor trabajará a demanda. ¿Qué quiere decir esto? Que no cumplirá un horario de ocho horas por las cuales debemos pagarle, sino que cuando el alumno solicita una clase, se lo llama y él o ella acude al instituto de apoyo al estudiante a dar la clase.

Es muy importante tener una buena base de datos con muchos otros profesores, para así, si el nuestro está ocupado cuando lo necesitamos, podemos recurrir a diversos suplentes.

Para que sea rentable, tanto para el profesor como para nosotros, se recomienda que se trate de juntar varios alumnos de la misma asignatura en la misma hora. Esto es porque el profesor cobrará un porcentaje de lo que paga el alumno, por lo tanto, más alumnos, más dinero para todos.

¿Cómo usa el alumno el instituto de apoyo al estudiante?

Lo que nosotros tenemos que vender es un servicio, por lo que debemos ser muy convincentes, debido a que los clientes son un poco más reticentes a comprar algo intangible que algo contante y sonante.

Una buena publicidad puede respaldar toda la locuacidad que deberemos emplear. De este modo, habrá “algo” que darle al cliente en sus manos.

¿Qué debemos decirle al cliente? En primer lugar, tenemos que identificar al cliente, quien será la madre o el padre del estudiante que usará el instituto.

Una vez sepamos quien es nuestro cliente, es decir, la persona que contratará nuestros servicios, le explicaremos los beneficios de pertenecer al instituto de apoyo al estudiante, los cuales se detallan a continuación:

Instituto de Apoyo al Estudiante ILos estudiantes afiliados tendrán derecho a solicitar todas las clases al mes que necesiten, acerca de todas las asignaturas que necesiten. Es decir, que por una cuota única, se accede al derecho total de todos los profesores.

Otro servicio muy importante que ofreceremos es el de resúmenes. Esto quiere decir que le facilitaremos al estudiante un resumen, elaborado con los propios materiales de estudio que el alumno tenga, el cual será confeccionado por el profesor de la asignatura correspondiente.

Sin embargo, debemos estar preparados para las posibles objeciones. El que seguramente no faltará será el de la existencia de Internet, la cual soluciona todos los asuntos del estudiante. Es aquí que nos luciremos argumentando que no es lo mismo una fría página que un cálido docente dispuesto a explicar las veces que sea necesario lo que su hijo necesita.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.